Desafíos en el ámbito post-quirúrgico

En España se llevan a cabo aproximadamente 6 millones de intervenciones quirúrgicas anualmente. En los últimos años, ha aumentado el número de cirugías mínimamente invasivas con el fin de mejorar el proceso de recuperación del paciente, reducir los tiempos de estancia hospitalaria, etc.

Sin embargo, el cuidado de la herida quirúrgica sigue siendo un factor clave en el proceso de recuperación del paciente. Un contratiempo en el proceso de cicatrización, como, por ejemplo, la aparición de una flictena o la infección de la herida,  puede alargar este proceso provocando un aumento en los costes del tratamiento.

En consecuencia, es importante utilizar todos los medios a nuestra disposición para minimizar, en la medida de lo posible, el riesgo de sufrir estos contratiempos.

        
          

Coste-efectividad

Conseguir la cicatrización, sin complicaciones, de una herida es un objetivo perseguido en la cura de cualquier herida, incluidas las post-quirúrgicas.

        
   

Gestión del exudado

Los apósitos utilizados deber ser capaces de gestionar elevadas cantidades de exudado sin comprometer el proceso de cicatrización.

        

Proceso de cicatrización

Favorecer el proceso de cicatrización es otro de los objetivos en el ámbito quirúrgico. Para ello es importante la utilización de apósitos que favorezcan este proceso.

        

Comodidad del paciente

Los pacientes son alentados a moverse lo antes posible. Los apósitos con un adhesivo tradicional restringe la movilidad y pueden provocar daño tisular

 

Compartir