Tratamiento de las quemaduras

El tratamiento a aplicar para cada quemadura dependerá de una valoración y un diagnóstico previo. En cualquier caso, podríamos definir unos cuidados iniciales de forma general:

- Enfriar la quemadura con agua o suero fisiológico a temperatura ambiente.

- Limpiar la quemadura utilizando suero fisiológico.

- Cubrir la quemadura con una lámina de contacto no adherente y un apósito absorbente.

- Evitar la exposición solar y el roce con la ropa.

- Hidratar la piel con emolientes (Epaderm) hasta que desaparezca el prurito y la sequedad.

Compartir