Categorías

Las úlceras por presión se pueden presentar en diferentes categorías a lo largo de su evolución. En todos los casos que proceda, deberá retirarse el tejido necrótico antes de determinar el estadío de la úlcera. Atendiendo a su profundidad podemos clasificarlas en diferentes categorías.

 

Categoría I: Eritema no blanqueable

Alteración observable en la piel íntegra, relacionada con la presión, que se manifiesta por un eritema cutáneo que no palidece al presionar; en pieles oscuras, puede presentar tonos rojos, azules o morado.

En comparación con un área (adyacente u opuesta) del cuerpo no sometida a presión, puede incluir cambios en uno o más de los siguientes aspectos:
  • Temperatura de la piel (caliente o fría).
  • Consistencia del tejido (edema, induración).
  • Y/o sensaciones (dolor, escozor).
                   

                                                   1  2

 

Categoria II: Úlcera de espesura parcial

  • Pérdida parcial del espesor de la piel que afecta a la epidermis, dermis o ambas.
  • Úlcera superficial con aspecto de abrasión, flictena superficial.
  • Esta categoría no debe ser utilizada para descubrir laceraciones, dermatitis asociada con la incontinencia, maceración o excoriación .

                                   

                                                  3  4

 

Categoría III: Pérdida total del grosor de la piel

  • Implica lesión o necrosis del tejido subcutáneo.
  • Puede extenderse hacia abajo, pero no por la fascia subyacente.
  • Puede incluir cavitaciones y tunelizaciones.
  • La profundidad varía según la localización anatómica.

 

                                                  5  6

 

Categoría IV: Pérdida total del espesor de los tejidos 

  • Destrucción extensa, necrosis del tejido o lesión en músculo, hueso o estructuras de sostén (tendón, cápsula articular, etc.).
  • Profundidad real oculta por esfacelos y/o escaras.
  • Puede incluir cavitaciones y tunelizaciones.

 

                                                  7  8

 

Compartir