Entre los factores de riesgo intrínsecos se incluye una evaluación de los siguientes factores:

 

Estado general de salud: ¿presenta el paciente múltiples problemas de salud? (se ha publicado que afecciones como la diabetes mellitus o enfermedades respiratorias predisponen al paciente a un aumento del riesgo)
Estado de movilidad: la movilidad reducida afecta a la capacidad para liberar la presión en los tejidos vulnerables
Estado nutricional: una mala nutrición puede tener múltiples efectos; el estado nutricional puede evaluarse mediante un sencillo control del peso y la evaluación de indicadores específicos como la hemoglobina o la albúmina sérica
Humedad de la piel: ésta es una sección polifacética; es fundamental ser consciente de la incontinencia, sin embargo, también se debe considerar el aumento de la temperatura corporal y sus efectos
Edad: se ha demostrado que los efectos de la edad se asocian con un aumento del riesgo, sin embargo, tenga en cuenta que las úlceras por presión pueden aparecer a cualquier edad si se presenta una combinación de factores de riesgo
Antecedentes de úlceras por presión previas: los sitios con úlceras curadas representan un sitio de alto riesgo, ya que el tejido cicatricial tendrá un máximo del 80 % de la resistencia a la tensión original
Antecedentes farmacológicos: como el uso de esteroides, que puede afectar a la integridad de la piel
Problemas relacionados con la perfusión / oxigenación: se ha descrito que la inestabilidad CV, el apoyo inotrópico o la necesidad de oxígeno aumenta el riesgo de úlcera por presión