Cuidado de las heridas

Es de vital importancia prestar atención a las características de la herida para crear un medioambiente óptimo que ayude a una rápida cicatrización. Como hemos mencionado el desbridamiento y la infección sistémica tienen un papel muy relevante, sin embargo, es necesario igualmente considerar el papel de la carga biológica, la gestión del exudado y la cicatrización.


Aumento de la carga biológica
Los términos utilizados para describir la «carga biológica bacteriana», o los niveles diferentes de bacterias sobre la superficie de una úlcera, son «contaminada», «colonizada» o «infectada» y la obtención de un equilibrio bacteriano se considera como objetivo principal para el tratamiento eficaz de las heridas10. Un aumento de la carga bacteriana puede suponer un retraso en la cicatrización, un fracaso de la cicatrización e incluso puede suponer un deterioro para herida11.

El aumento en la carga biológica puede tratarse a nivel local con el desbridamiento y apósitos antimicrobianos. Los principales beneficios de los apósitos antimicrobianos son que reducen la carga biológica, disminuyen el riesgo de infección y crean un entorno adecuado para una correcta cicatrización de las heridas12. La principal justificación del uso de apósitos antimicrobianos en las UPD es la prevención y tratamiento de la carga biológica, ya que contribuyen a acortar los tiempos de cicatrización.