Equilibrio de humedad

Se sabe que un entorno húmedo de la herida favorece la curación, ya que promueve la granulación y favorece el desbridamiento por autólisis9. Sin embargo, debe mantenerse el equilibrio de humedad para evitar que el lecho de la herida se seque demasiado o esté demasiado húmedo, porque ambos casos pueden contribuir al retraso de la curación de la herida.

La selección del apósito debe garantizar el equilibrio de humedad y crear un entorno óptimo para la cicatrización. En una herida crónica, como una UPD, el exudado de la herida contiene enzimas que perjudican al proceso de curación. Para mantener un entorno húmedo óptimo de la herida protegiendo la piel perilesional de la maceración son necesarias unas características fundamentales.

Los apósitos deben absorber y retener el exudado, minimizar los riegos de maceración, proteger la piel perilesional, ser efectivos cuando se utilicen en áreas que soportan peso de la superficie plantar del pie, ser indoloros y atraumáticos en la retirada y por supuesto ser coste-efectivos.