Los elevados costes y los riesgos de la contaminación microbiana

El riesgo de infección durante la cirugía y su coste

Más de 1,4 millones de personas en un momento dado sufren infecciones asociadas a la asistencia sanitaria (IAAS)1, lo que supone un importante impacto económico y sufrimiento innecesario del paciente. En todo el mundo, 1 de cada 11 pacientes ingresados en hospitales contraen una infección que puede ser una afección potencialmente mortal.1 En un estudio reciente de la Comisión Europea, se atribuyeron no menos de 16 millones de días adicionales en el hospital al tratamiento de las infecciones nosocomiales, con un coste de 435 € por día, lo que resulta en un gasto anual adicional innecesario de 7 mil millones de euros.3

Infecciones en el sitio quirúrgico (ISQ) e infecciones nosocomiales

Las ISQ son responsables del 14 % de todas las infecciones nosocomiales y son el tercer tipo más frecuente de infecciones nosocomiales después de las infecciones urinarias y la neumonía.6 Los pacientes con una ISQ tienen el doble de probabilidades de morir que los pacientes no infectados.6

Las infecciones nosocomiales constituyen un grave problema. En Reino Unido, por ejemplo, se notifican anualmente más de 300 000 casos de infecciones nosocomiales.9 Estas infecciones causan aproximadamente 5000 muertes al año solo en Reino Unido.10

En un informe reciente del Centro Europeo para la Prevención de Enfermedades, un promedio del 20-30 % de estas infecciones nosocomiales que se producen en las condiciones sanitarias actuales se pueden prevenir.11

Transmisión de las infecciones quirúrgicas en el quirófano

Las infecciones del sitio quirúrgico están causadas por la transmisión de microorganismos a la herida. La transmisión puede ser directa, por contacto con el paciente o el personal. O indirecta, por el aire o por contacto con instrumental médico contaminado. La fuente de la infección pueden ser los propios pacientes (endógena), por ejemplo, la piel de propio paciente. La fuente de infección también puede ser exógena, más habitualmente del personal médico.9


El riesgo de contaminación microbiana: el problema del SARM

Se estima que un tercio de la población porta de forma natural Staphylococcus aureus (la «SA» de las siglas SARM) en la piel.10 Estas bacterias pueden causar infecciones en heridas abiertas y otros sitios susceptibles de los pacientes.10 Naturalmente, esto ilustra la importancia de evitar la contaminación de las heridas abiertas de los pacientes con Staphylococcus aureus.

El SARM (Staphylococcus aureus resistente a meticilina) supone un importante problema para el sector sanitario en todo el mundo. Una vez se desarrollan, estas infecciones son difíciles de tratar puesto que son resistentes a varios antibióticos. Esto pone de relieve la necesidad de combatir el SARM con una prevención eficaz de las infecciones.


Los costes de las infecciones durante la cirugía

Los costes totales de las infecciones nosocomiales son enormes: las infecciones durante la cirugía son (ISQ) la tercera causa más frecuente de infecciones en los hospitales.1

En un estudio reciente de la Comisión Europea se atribuyeron no menos de 16 millones de días adicionales en el hospital al tratamiento de las infecciones nosocomiales, a un coste de 435 € por día, lo que ocasiona un gasto adicional anual innecesario de 7 mil millones de euros.3

No obstante, la localización de la infección tiene un papel importante en la gravedad de su impacto. Se calcula que una infección superficial en el sitio quirúrgico tiene un coste de aproximadamente 400 dólares por caso, en comparación con los 300 000 dólares que supone una infección grave específica de órgano o espacio.4 Sin embargo, los cálculos de los costes de las ISQ con frecuencia se subestiman debido a su dependencia de la notificación apropiada y el hecho de que la mayoría de los estudios solo cubren el coste de la estancia hospitalaria prolongada.3,5

Nuestra solución: prevención de infecciones en procedimientos quirúrgicos

La solución de Mölnlycke Health Care para ayudar a prevenir las infecciones sigue el periplo de su paciente por la cirugía, proporcionando además a los profesionales sanitarios el equipamiento adecuado para facilitar la prevención de infecciones quirúrgicas. Nuestra gama de productos de ropa de personal BARRIER®, paños y accesorios BARRIER®, antisépticos HiBi® y nuestros guantes quirúrgicos Biogel® hace posible que su hospital aborde el problema de infecciones debidas a las intervenciones quirúrgicas.

Referencias

  1. WHO Safety Curriculum Minimizing infection through improved infection control (http://www.who.int/patientsafety/education/curriculum/who_mc_topic-9.pdf)
  2. National Audit Office. Improving Patient Care by Reducing The Risk of Hospital Acquired Infection: A Progress Report. 2004.
  3. European Centre for Disease Prevention and Control. Annual epidemiological report on the communicable diseases in Europe. 2008: Cap. 2: Healthcare-associated infections
  4. Emori; Gaynes An Overview of Nosocomial Infections, Including the Role of the Microbiolog Laboratory; American Society for Microbiology Oct. 1993, p. 428-442
  5. R, Keele; Capítulo 9; Nursing Research and Evidence – Based Practice; 10 steps to success; Jones y Bartlett; 2011
  6. Plowman R, Graves N, Griffin MAS, Roberts JA, Swan AV, Cookson B, Taylor L. 2001. The rate and cost of hospital-acquired infections occurring in patients admitted to selected specialities of a district general hospital in England and the national burden imposed. J of Hosp Infec. 47; 198-209
  7. National Audit Office: Management and Control of Hospital Acquired Infection in Acute NHS Trusts in England. 17 de febrero de 2000.
  8. European Centre for Disease Prevention and Control. Annual epidemiological report on the communicable diseases in Europe 2008. Capítulo 2: Healthcare-associated infections Urban, 
  9. G. Ducel y cols.; Prevention of hospital-acquired infections; WHO/CDS/CSR/EPH/2002.12
  10. Health Protection Agency, MRSA information for patients (www.hpa.org.uk).
Compartir