Problemas de la piel

 

 Psoriasis

1

La psoriasis es una enfermedad crónica y hereditaria de la piel. Produce enrojecimiento, descamación y existe engrosamiento de la piel. No tiene un tratamiendo definitivo, pero se pueden aliviar los síntomas. Los emolientes, como Epaderm®, aplicados regularmente en las zonas afectadas suavizan la piel al reducir la descamación y la incomodidad.

 

 Dermatitis y eccema

 

 

La piel necesita de sus aceites esenciales para mantener la elasticidad y la hidratación y, por lo tanto, prevenir la infección. Aunque se desconocen las causas cuando se sufre de eccema, hay una falta de estos aceites. La piel pierde humedad, se vuelve seca y agrietada, dejando pasar a las bacterias y los agentes irritantes. Esto causa inflamación, enrojecimiento y ardor que, si no se trata, suponen que una gran molestia para el paciente afectado. El rascado produce daños en la piel, aumentando la inflamación y pudiendo provocar pequeñas hemorragias, infecciones, engrosamiento de la piel y ardor. Epaderm® ayuda a romper este círculo vicioso.

 

 Piel seca

 

 

La piel seca contiene poco sebo, una sustancia aceitosa segregada por las glándulas sebáceas, lo que hace que la piel se encuentre más sensible de lo normal. En caso de no utilizar una crema hidratante, puede sentir que la piel está tirante e irritada después de ducharse. Utilice Epaderm®  para aumentar el contenido de agua en la capa exterior de su piel.

 

Compartir