Skip to Main Content
Estoy interesado en

Abriendo camino en la prevención

A pesar de los protocolos de prevención existentes, las úlceras por presión siguen siendo la incidencia más frecuente producida dentro del hospital 

mujer caminando por debajo de un árbol con una cesta de flores

Úlceras por presión adquiridas en el hospital 

La tasa de prevalencia de las úlceras por presión oscila entre el 7,3 % y el 23 % en los hospitales de Europa y Norteamérica    Las úlceras por presión pueden aparecer en cualquier momento de la estancia del paciente en el hospital (por ejemplo, en urgencias, en el quirófano, en la unidad de cuidados intensivos, en la unidad de atención a ancianos o en pediatría)    . Entre las localizaciones más frecuentes de las úlceras por presión encontramos: el sacro, el talón, la parte posterior de la cabeza y bajo dispositivos médicos (como mascarillas)    .

Las causas de las úlceras por presión

Las úlceras por presión se originan por una compleja interacción de factores, entre los que destaca la presión en la piel y en los tejidos subcutáneos del paciente. Otros factores extrínsecos, como la cizalla y la fricción, y el aumento en la temperatura y la humedad de la piel pueden ser considerados factores clave para el desarrollo de úlceras por presión   .

El problema de las úlceras por presión

Las úlceras por presión provocan sufrimientos, molestias y dolores innecesarios en los pacientes. Además, conllevan periodos de hospitalización más largos y un incremento en la demanda de disponibilidad de personal y recursos  . Todo esto genera un mayor coste de cuidados: Por ejemplo, se estima que el coste anual del tratamiento de úlceras por presión en los Estados Unidos de América gira en torno a los 11 mil millones de dólares  .

Prevención de úlceras por presión

El coste del tratamiento de úlceras por presión equivale a 3,6 veces el coste de prevenirlas  . Como la eficacia médica, científica y económica derivada de la adopción de protocolos de prevención de úlceras por presión se ha consolidado    , nos centramos en los métodos para facilitar las mejores prácticas y ayudar a los profesionales sanitarios en materia de prevención. También realizamos eventos de formación y ofrecemos el apoyo de especialistas.

Aspectos clave en la prevención de úlceras por presión

Las prácticas estándares dirigidas a prevenir las úlceras por presión incluyen:

  • Evaluación de riesgos para identificar a los pacientes «en riesgo» (normalmente, esta acción implica el uso de una herramienta de evaluación de riesgos, como la escala de Braden, junto con una evaluación de la piel)
  • Evaluación de la piel y del tejido en busca de los primeros signos del daño por presión
  • Cuidado preventivo de la piel para facilitar la integridad de esta y protegerla de daños (mantener la piel limpia y seca ayuda a controlar el microclima)
  • Uso de superficies de apoyo para reducir la magnitud de la presión
  • Mantenimiento de la cabeza en la camilla con una elevación de 30 grados o menos para reducir el riesgo de sufrir cizalla
  • Utilización de apósitos profilácticos en las áreas expuestas con mayor frecuencia a fricción y cizalla (como el sacro o el talón)  
  • Giro y recolocación de los pacientes para reducir la duración de la presión 
  • Aportación de nutrientes y medios de hidratación para conservar la tolerancia del tejido a la presión    

Apósitos profilácticos

Uno de los aspectos principales de los protocolos de prevención son los apósitos profilácticos colocados en las zonas expuestas a mayor riesgo. Una guía internacional de prácticas clínicas    ahora recomienda considerar la aplicación de un apósito de espuma de poliuretano en las zonas de alto riesgo para prevenir las úlceras por presión.

Los resultados de varios estudios, incluidos ensayos controlados aleatorizados, han demostrado que estos apósitos son efectivos para prevenir las úlceras por presión en el sacro y el talón   . Ayudan a combatir los cuatro factores extrínsecos que pueden contribuir a la aparición de úlceras por presión mediante la reducción de la cizalla y la fricción, la redistribución de la presión y el mantenimiento de un microclima óptimo       .

Sistemas de giro y posicionamiento

La recolocación de un paciente cobra una gran importancia en los protocolos de prevención   . Existen varias opciones para proteger la cabeza, el sacro y el talón mediante la sujeción del paciente en posición y la redistribución de la presión lejos de los puntos de estrés, por ejemplo:

  • sistemas de giro y posicionamiento que facilitan la labor al personal del hospital a la hora de mover a sus pacientes a la vez que reducen el esfuerzo físico y el riesgo de que el personal pueda sufrir lesiones   
  • reguladores de posición fluidizados que se adaptan con facilidad a cualquier forma y que mantendrán al paciente en la postura requerida hasta que haya que volver a colocarlo   
  • botas para el talón diseñadas específicamente para el posicionamiento de la zona de alto riesgo del talón   

Productos para el cuidado de la piel

Los productos para el cuidado de la piel desempeñan un papel crucial en la prevención de las úlceras por presión, por ejemplo:

  • Limpiadores cutáneos para mantener la piel limpia
  • Productos Barrier® para proteger la piel ante la exposición a una humedad excesiva y a irritantes químicos presentes en la orina y las heces
  • Productos que aporten hidratación a la piel seca   

'Referencias'

Compartir

Contacte con nosotros
Seleccionar mercado 

Seleccione su mercado 

Mölnlycke Cerrar

Confirmación de profesional sanitario

La información de la página a la que va a acceder solo está destinada a profesionales sanitarios. Haga clic en la siguiente casilla  para confirmar que es un profesional sanitario.