Skip to Main Content
I'm looking for

Doble guante para una protección completa

Para los cirujanos y otro personal de quirófano, como enfermeras instrumentistas, la seguridad de sus pacientes y de ellos mismos es fundamental. 

Imagen de David Revez, neurocirujano
Opinión del neurocirujano David Revez sobre el doble guante
«Desde siempre utilizo doble guante. Nunca me ha supuesto un problema trabajar así».

David Revez, neurocirujano

David Revez sobre la indicación de perforaciones y por qué usa doble guante

Al cuestionar el uso del doble guante como práctica de seguridad, independientemente del tipo de intervención del que se trate, surgen opiniones encontradas. Mientras que todos los cirujanos exclamarían «¡Mis manos lo son todo para mí!», «Mis manos son una continuación de mis años de formación» o «Después de mi cerebro, mis manos son la parte más importante de mi cuerpo. «Sin ellas, no podría hacer nada», algunos cirujanos siguen oponiéndose a utilizar doble guante, mientras que otros se niegan a trabajar sin ellos.

Cualquier contacto con la sangre implica un riesgo en forma de enfermedad de transmisión sanguínea, como hepatitis y VIH, razón por la que se aprobó universalmente el uso de guantes quirúrgicos desde el principio. Sin embargo, teniendo en cuenta que a menudo se perforan los guantes (hasta en un 45 % de los casos en algunos tipos de intervenciones)   y que esta situación puede pasar desapercibida fácilmente (hasta en un 92 % de los casos) , se ha recomendado el uso del doble guante como una capa de protección adicional en todos los procedimientos quirúrgicos, no solo en los casos de alto riesgo . Se ha demostrado que el doble guante reduce el riesgo de propagar enfermedades de transmisión sanguínea , lo que disminuye el riesgo de exposición tanto de pacientes como de cirujanos a infecciones y contaminaciones cruzadas que suponen elevados peligros y costes. La Revisión Cochrane de 2014 concluye que el uso del doble guante reduce el riesgo de contaminación por sangre en un 65 % y el riesgo de perforación del guante interno en un 71 %, con relación al uso de un único par de guantes .

 

Protegemos la inversión humana

¿Por qué importa esta capa de seguridad adicional y de dónde proviene su resistencia? El uso del doble guante, además de la tranquilidad y la protección demostrada de la salud del personal y de los pacientes que ofrecen, también constituye una medida de protección en otros sentidos. Por ejemplo, en un hospital, la práctica y política del uso del doble guante es un modo de proteger también sus inversiones. ¿Cómo?

Principalmente, las manos de un cirujano y su formación representan su sustento y, por consiguiente, la «fuente de vida» del hospital. La formación y el trabajo que haya realizado en el hospital son importantes. Lo mismo puede aplicarse al personal quirúrgico completo. Desde una perspectiva de economía de la salud, el uso del doble guante protege al personal del hospital y al hospital en sí al reducir los riesgos.

Los profesionales sanitarios que han sufrido lesiones por instrumentos cortantes o pinchazos de agujas han explicado el estado de ansiedad, insomnio y preocupación por el que atraviesan cuando tienen que esperar hasta días después de su exposición a los resultados para conocer su estado. Trabajan con sus manos y dependen de contar con la mejor protección posible. Este tipo de lesiones puede desencadenar un tiempo de trabajo perdido, un trauma emocional en potencia para los pacientes y el personal e incluso acciones legales y consecuencias económicas.

Una prueba de posexposición y un tratamiento preventivo pueden ser caros. De acuerdo con cuatro centros sanitarios estadounidenses, el coste medio por gestionar la exposición a un paciente con hepatitis C es de 650 USD y la exposición a un paciente contagiado de VIH es de 2456 USD . Los costes en Europa también son elevados: en España, los costes fluctúan desde los 172 EUR, si el resultado de las pruebas del paciente para hepatitis B, hepatitis C y VIH es negativo, hasta los 1502 EUR, si el resultado del paciente fuera positivo para hepatitis C y VIH .

Otra preocupación es, por supuesto, el riesgo y tratamiento de infecciones en el campo quirúrgico, que pueden duplicar la duración de la estancia de un paciente (de media, unos 16,8 días más) y que supone otra semana (7,4 días) de tratamiento con antibióticos . Básicamente, esto representa un aumento de un 61 % en el coste total del tratamiento .

El uso del doble guante constituye una forma simple y eficaz de reducir los costes de exposición profesional a heridas percutáneas.

Mentalizarse para protegerse: el tacto es el último paso

Cita de Julie Karlsson, enfermera: A los profesionales clínicos que no usa doble guante les diría «¡Hacedlo!». Es una forma sencilla de protegerse a uno mismo y a los demás. La evidencia ya demuestra los riesgos y costes. La última pieza del rompecabezas es luchar contra la oposición a usar doble guante y proporcionar alicientes para que se utilicen. Cada vez más cirujanos y su personal necesitan protegerse contra los peligros y riesgos, empezando por reflexionar y mentalizarse adoptando un enfoque cada vez más atento, basado en evidencia y centrado en la seguridad.

Los profesionales sanitarios señalan que necesitan y quieren una protección adicional, y esta demanda figura como una prioridad en legislaciones y recomendaciones. «The Sharps Agenda» (Agenda de instrumentos cortantes) de los EE. UU. y la Directiva de la UE relativa a instrumentos cortantes y punzantes en Europa (enlace externo, se abre en una nueva ventana) recomiendan utilizar el doble guante como medida de protección frente a lesiones causadas por instrumentos cortantes y sus consecuencias reales. Autoridades como los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) , la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por su sigla en inglés)  , la Asociación de enfermeras perioperatorias de los Estados Unidos de América (AORN, por su sigla en inglés)   y el Colegio Estadounidense de Cirujanos (ACS, por su sigla en inglés) , entre otras, coinciden en el uso recomendado del doble guante para intervenciones quirúrgicas invasivas. Las pruebas sostienen el uso del doble guante para todos los procedimientos quirúrgicos y la mayoría de recomendaciones, legislaciones y pruebas definen este uso como una buena práctica.

El último argumento en contra, y a menudo el último paso, del uso del doble guante se basa en la sensibilidad al tacto. En comparación con las ganancias en términos de seguridad, la pérdida de sensibilidad al tacto derivada del uso del doble guante queda en un segundo plano. El rendimiento no se ve comprometido por el uso del doble guante. Los estudios han demostrado que, tras una fase inicial de adaptación al doble guante (la mayoría de cirujanos se acostumbran por completo en dos días  ), la destreza manual y la sensibilidad al tacto no disminuyen si las comparamos con no usar guantes o con el uso de un solo par   . Un modo de hacer frente a los argumentos en contra del uso del doble guante se corresponde con las innovaciones a la hora de crear los guantes quirúrgicos más finos que nunca y con mayor sensibilidad.

El siguiente paso para conseguir una protección completa consiste en incorporar el uso del doble guante con un sistema indicador de perforaciones. El doble guante con un sistema indicador de perforaciones de colores (con un indicador evidente, claro y rápido para una detección temprana y que permita una respuesta rápida para reducir los riesgos)  suponen una seguridad aún mayor en los quirófanos y representan la mejor manera de proteger a un cirujano, a su personal y al paciente.

'References'

Share this page on social media

Contacte con nosotros
Select your market

Select your market

Mölnlycke Close

Confirmación de profesional sanitario

La información de la página a la que va a acceder solo está destinada a profesionales sanitarios. Haga clic en la siguiente casilla  para confirmar que es un profesional sanitario.